¡Felices 18, Gus!

Gus, llegaron tus 18 años y no sé cómo decirte todo lo que siento. Hace no mucho tiempo me decías que no pensabas tener hijos, que si papá y yo no os hubiésemos tenido habríamos podido viajar…; no hay viaje que te compense, hijo. No hay nada en el mundo que pueda suplir tenerte en mi vida y verte crecer y conversar contigo y saberte preocupado, indignado (como cuando por seis días no has podido votar…) y feliz. Miro atrás y no ha sido fácil, cuando aún necesitabas la seguridad del cascarón, descubriste que padre y madre no éramos inmortales, pero ¿sabes? eso te transformó, nos transformó. Nuestra fragilidad se volvió nuestra mayor aliada y saliste del cascarón y salimos del perfeccionismo, de ver solo lo que hacíamos mal para centrarnos en lo que hacemos bien. La vida no es perfecta, perdemos seres amados en el camino; pero los hemos podido amar y eso es lo que nos queda, lo vivido. Y si me dieran otra vida o mil no las querría vivir sin ti. Me gusta verte feliz, saberte conmigo. Te quiero, hijo. #gust_1611

Comenta, si quieres.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s